Evolución de las Arañas Hawaianas

Theridion Grallator_ la araña con una carita feliz para este lunesHace más o menos 2 o 3 millones de años, cierto grupo de arañas de las que se desconoce su origen, se fueron haciendo cada vez más presentes en Hawai. Lo que llama la atención de estas arañas es que éstas eran su vez parásitas de otras, invadiendo sus hilos y redes para apropiarse de su comida.

En todo caso, no eran muchas redes las que se encontraban en Hawai para ser robadas, por lo que estas arañas parásitas tuvieron que expandir su repertorio, aprendiendo a atrapar su comida de otras maneras, y comiendo de otros especímenes.

Toda esta actividad hizo posible que estas arañas parásitas evolucionasen, una vez que encontraron en las rocas hawaianas un modo de subsistencia, para luego migrar a las hojas, derivándose de ello la presencia de hasta 11 nuevas especies de arañas adaptadas a este entorno.

Radiación Adaptativa

El primer estudioso que notó este fenómeno fue Charles Darwin, y se le denominó Radiación Adaptativa, aunque realmente lo que observó, fueron las variaciones en los picos de los pinzones en las Islas Galápagos.

El estudio realizado por Darwin corresponde a la diversidad presente en los pinzones, donde se interpreta que éstos evolucionaron gracias a la selección natural, desarrollándose una teoría al respecto. Sin embargo no todos están de acuerdo con esta teoría que no es del todo comprobable.

Lo que si debemos rescatar es que Hawai es un hábitat en el que la diversificación biológica es mucho mayor que la de las Islas Galápagos, que se debe por supuesto al aislamiento geográfico de la isla.

La radiación adaptativa ha derivado en la presencia de 14 especies de araña que residen en Hawai, y lo que llama la atención es que comparten un cuerpo similar, pero con rasgos físicos distintos entre una y otra especie, sobre todo al vivir en diferente hábitat.

Estudios que se han realizado actualmente

Las arañas que guardan rasgos similares, por ejemplo, que tengan colores como el amarillo y el rojo, habitan en diferentes islas del archipiélago hawaiano, aunque precisamente no sean las más cercanas entre sí. Son un caso peculiar de cómo la forma física ha evolucionado de forma independiente en cada isla.

Este es un nuevo hallazgo realizado por los científicos de la universidad de Berkeley, en cuyo estudio se muestra cómo la evolución ha llevado a un conjunto de formas similares de arañas a una isla específica.

El estudio se publicará el 19 de marzo en la revista Current Biology, financiado por parte de la National Science Foundation y la Fundación William M. y Esther G. Schlinger.

La variedad presente en el ecosistema hawaiano ha permitido que muchas especies hayan logrado subsistir a lo largo de los años, en el que se puede evidenciar sistemas cálidos yuxtapuestos con las zonas frías y húmedas.

En definitiva se trata de un estudio que proporciona toda la información inherente a los orígenes de la biodiversidad, aunque también tiene como premisa mostrar un mensaje que hable sobre la necesidad de la preservación de la naturaleza, además de garantizar la seguridad de las especies.