Biotecnología diaria

Seguro que si te preguntamos si has sido expuesto recientemente a algún alimento fruto de la biotecnología te espantarás y responderás que no. Pero, si la pregunta fuese saber si has comido yogurt recientemente y dices que si, pues te tenemos noticias, el yogurt es fruto de la biotecnología.

Si, es que muchas veces no nos enteramos de lo que significan las cosas, y en especial términos como biotecnología nos suelen hacer pensar en cosas grandes y complicadas, que quizás solo los millonarios o gente con gustos extraños pueden conseguir, pero que de seguro escapa de ti, una persona normal y mundana.

Pero la verdad es que la biotecnología es mucho más sencilla de lo que pensamos a veces, para simplificarla podemos decir que es la tecnología aplicada a la biología, principalmente radica en el uso de microorganismos para lograr alguna función específica.

El yogurt en particular es producto de la biotecnología pero la podemos encontrar aplicada en muchos campos como medicina y agricultura. Siempre que apliques un microorganismo a un producto para obtener otro producto como resultado, estará interviniendo la biotecnología.

Tras este nombre un tanto técnico encontramos aplicaciones cuyo origen precede al de los laboratorios modernos, aunque claro, con un buen laboratorio puedes tomar un proceso tradicional artesanal y refinarlo para maximizar su producción como en el caso de los yogures, donde ya no se deja a la suerte la función de las bacterias, el clima y todo lo que interviene en conviertir la leche en yogurt y en vez se procede a realizar cultivos bacterianos medidos y predecibles para aplicarlos a la leche en condiciones premeditadas para obtener un producto estimado.

La biotecnología nos rodea, y sabe muy bien con cereal y pedazos de frutas.