Apoyo a la biotecnología agropecuaria

De la biotecnología se ha dicho de todo, de eso no debe existir la menor deuda. Sobre todo se han dicho cosas negativas, pues la biotecnología a suponer la manipulación, mutación y mejorar de algún proceso biológico y eso va en contra de la naturaleza.

Contradictoriamente, si uno pregunta en la calle cual es la posición de la gente ante la aplicación de la biotecnología en la agropecuaria, las respuestas son positivas. Personalmente a mí me sorprende porque uno puede pensar que la gente está más orientada a satanizar todo lo que no sea natural, per a la vez entiendo cuál es el punto de la gente que lo apoya.

La verdad es que si la biotecnología nos va a dar seguridad  alimentaria, nadie se va a negar a ello, eso sería como no contratar a cerrajeros en el barrio de granollers porque eso supondría que no confiamos en nuestros vecinos. En el caso de la cerrajería (cerrajeros24hbarcelona.org/poblaciones/cerrajeros-mataro.html) no se trata de que desconfiemos, sino se trata de prevención; en el caso de la biotecnología agropecuaria se trata de la solución al hambre en muchos pueblos y ciudades.

No es un secreto para nadie que somos muchas personas en este mundo, para nadie es un secreto que la comida no alcanza y que el traslado de alimentos de un sitio a otro encarece el producto haciéndose menos accesible para los sectores más pobres de una sociedad.

Si existe una manera de producir alimentos cerca de esas zonas más pobres y con eso alimentar a la gente para que tenga un mejor nivel de vida, entonces se justifica el apoyo a la biotecnología. De hecho, puede que a las personas no les importe tanto de que va esto de la biotecnología mientras no tenga efectos negativos en la salud y suponga una mejora a las condiciones actuales en el mundo.

Por supuesto, la biotecnología agropecuaria es mejor recibida en las zonas del mundo en donde existe carencia de alimentos y eso contrasta con otras zonas. Un pueblo que no pasa hambre es indolente a los demás pueblos, y es lógico que en los grandes centros agropecuarios se vea como algo malo a la biotecnología. De hecho, todos aquellos que tiene mucha comida y que saben que no se les va a acabar son lusismos que apoyan los cultivos orgánicos y demás, pues son activistas del cuidado del planeta en un modo extremo.

Lo cierto es que existen motivos para pensar que va a existir un avance en esta área de investigación